Venecia Ópera y Conciertos




    Romeo y Julieta , Ballet de S. Prokófiev

    Romeo y Julieta , Ballet de S. Prokófiev

    Después de pasar casi 20 años en el extranjero, Serguéi Prokófiev deseaba marcar su regreso a la Unión Soviética con una obra excepcional. Así, en 1936 aceptó un encargo del Teatro Kirov de Leningrado (actual Teatro Mariinsky de San Petersburgo) para componer un ballet y escogió la más bella historia de amor del mundo, Romeo y Julieta de Shakespeare. El proceso creativo resultó difícil, pero el resultado final fue tan magnífico como planeado, como el público del Gran Teatro La Fenice de Venecia podrá constatar.

    Prokófiev contó con el dramaturgo Adrian Piotrovsky para adaptar el texto original de William Shakespeare. Curiosamente, los dos decidieron tomar libertades creativas considerables, la más famosa de ellas el hecho de dar al ballet Romeo y Julieta un final feliz, lo cual dejó perplejo a los que asistieron a las primeras representaciones. Sin embargo, Prokófiev trabajó con mucho entusiasmo y produjo su partitura, ya clásica, en un tiempo récord.

    Desafortunadamente para el compositor anteriormente expatriado, los años 1936-1937 fueron inestables en el arte y la política soviéticos e impidieron que Romeo y Julieta fuese representado en el Teatro Kirov. En su lugar, el ballet fue estrenado el 30 de diciembre de 1938 en Brno, Checoslovaquia. A pesar de su argumento diferente, el Romeo y Julieta de Prokófiev fue un éxito inmediato, gracias en gran parte a su cautivadora partitura musical.

    Ignorando la reacción favorable del público, la censura soviética fue sin embargo implacable con la primera obra escénica del compositor en su tierra natal. Cuando la première en el Teatro Kirov tuvo finalmente lugar en 1940, Prokófiev se vio obligado a volver a la historia original de Shakespeare y a realizar una serie de cambios dramáticos y musicales a todo el ballet. No obstante, Romeo y Julieta mantuvo su encanto irresistible aun con todas estas modificaciones, y sigue siendo hoy en día uno de los ballets más queridos del mundo.

    Prokófiev salpicó su partitura sumamente sugerente con numerosos temas inolvidables que abarcan toda la paleta emocional. La Danza de los Caballeros, una de las melodías más reconocibles, es la encarnación musical de la malicia y la animosidad de dos familias rivales. La Scène d’amour de Romeo y Julieta captura la inocencia y ligereza celestial de los sentimientos recíprocos de los dos jóvenes enamorados. El Funeral de Julieta nos sumerge en lo más profundo de la tristeza y lleva la tragedia hacia su fin último.

    A pesar de los muchos obstáculos, Prokófiev consiguió llevar a cabo su deseo de triunfar brillantemente en su debut en la Unión Soviética. Su ballet Romeo y Julieta es un verdadero triunfo artístico que no deberían perderse esta temporada en el Gran Teatro La Fenice de Venecia.




    image Gran Teatro La Fenice / Fondazione Teatro la Fenice / Michele Crossera