Venecia Ópera y Conciertos




    L’Italiana in Algeri, Ópera de G. Rossini

    L’Italiana in Algeri, Ópera de G. Rossini

    El joven de 21 años Gioachino Rossini se encontraba desbordado, completando cuatro óperas en un año y siendo cada una de ellas una joya en su corona de rey de la comedia. Sin embargo, sólo una de esas óperas ha mantenido su frescura y popularidad a través de los años. L’italiana in Algeri (La italiana en Argel) magnífico drama jocoso temprano de Rossini, brillará de nuevo en la ciudad de su exitoso estreno, pero esta vez en el Gran Teatro La Fenice.

    Conocido por su rigurosa ética de trabajo, Rossini aceptó un encargo del Teatro San Benedetto de Venecia después de que Carlo Coccio no pudiera entregar una ópera completa a tiempo. En una carrera contrarreloj, Rossini utilizó el libreto ya existente de Angelo Annelli que había servido como base para una ópera anterior con el mismo título compuesta por Luigi Mosca. En menos de un mes, la versión operística final de La italiana en Argel estaba terminada.

    A pesar de esta velocidad vertiginosa, el trabajo compositivo de Rossini en esta ópera es impecable y muestra ya muchos de los elementos que le convertirían en uno de los maestros indiscutibles de la ópera bufa. Los pasajes orquestales son rápidos y desbordantes de energía, mientras que los ensembles están llenos de motivos atrapantes ingeniosos, como repeticiones y otros efectos de sonido, que entretienen y estimulan al público.

    La italiana en Argel sigue las aventuras de Isabella, una bella joven, valiente e inteligente en una misión para salvar a su amante, Lindoro, de Mustafa, el Bey de Argel, que lo tiene como rehén. A través de una serie de situaciones cómicas, en las que utiliza su ingenio y su encanto, Isabella libera a Lindoro y triunfa sobre el Bey. Fiel a la tradición de Rossini, el final feliz de esta ópera es tan satisfactorio como entretenido y divertido.

    Isabella, una mezzosoprano, es un papel que se convertiría en característico de muchas obras de Rossini. Maestro del registro vocal femenino intermedio, hizo uso extensivo de la riqueza única y los potenciales de expresión de esta voz particular. Partes vocales como las de Isabella allanaron el camino para lo que conocemos hoy en día como “mezzosoprano de coloratura”, y el mundo operístico es más rico gracias a la exploración de Rossini de este dominio.

    La premiere en el Teatro San Benedetto de Venecia el 22 de mayo de 1813 fue un éxito formidable, con largas ovaciones y críticas favorables. Desde entonces, La italiana en Argel es un favorito de la ópera buffa y un testimonio duradero de la productividad y el inmenso talento musical de Gioachino Rossini.




    image Gran Teatro La Fenice / Fondazione Teatro la Fenice / Michele Crossera