Venecia Ópera y Conciertos




    Il sogno di Scipione, Ópera de W. A. Mozart

    Il sogno di Scipione, Ópera de W. A. Mozart

    Cuando compuso Il sogno di Scipione (El sueño de Escipión), básicamente una ópera en un acto, Wolfgang Amadeus Mozart tenía tan sólo 15 años. No obstante, el oyente interesado encontrará en esta obra de aproximadamente 80 minutos todas las características distintivas que concederán al compositor austríaco un lugar en el panteón de la música clásica. Esta temporada, el público del Teatro Malibran de Venecia podrá deleitarse con las melodías ágiles, los pasajes vivos y rápidos y los elegantes intermezzi de Il sogno di Scipione.

    Mozart creó Il sogno di Scipione en homenaje a su patrón, el príncipe arzobispo Segismundo von Schrattenbach. Contrató al libretista Pietro Metastasio para que adaptase el libro Somnium Scipionis de Cicerón para la ópera. La obra fue calificada como serenata dramática en un acto o “azione teatrale”. Por desgracia, el conde Schrattenbach no pudo escuchar nunca la composición dedicada a él, dado que falleció repentinamente a finales de 1771.

    Il sogno di Scipione fue entonces dedicada al Conde Colloredo, sucesor de Schrattenbach, recibiendo su estreno el 1 de mayo de 1772 en el Palacio del arzobispo en Salzburgo. Por razones de brevedad, aquella actuación incluía solamente un aria, un coro y un nuevo recitativo para rendir homenaje a Colloredo. Esta obra cayó después en el olvido y parece que no se habría representado en su forma completa hasta 1979, durante la Semana de Mozart en Salzburgo. Desde ese momento, Il sogno di Scipione ha conocido cierta popularidad, con reposiciones ocasionales en Europa y América del Norte.

    La trama, basada en la historia original de Cicerón, nos traslada al norte de África en el año 200 a.C. Escipión, figura política y militar romana, tiene un sueño muy real: si bien se queda dormido en el reino terrestre de Numidia oriental, se despierta en el Templo del Cielo donde dos diosas se le acercan. Una es la Fortuna, que tiene el poder de corromper, destruir y crear, mientras que la otra es la Constancia, la diosa de la lealtad, la estabilidad y la virtud.

    Escipión es informado de que tiene que regresar a la Tierra y conducir a su ejército a la batalla, donde no podrá contar más que con la ayuda de una de las dos diosas. Dudando inicialmente, elige a Constancia y, confirma así que es puro de corazón y que es un guerrero de la verdad y la luz. Un recitativo final revela que Escipión es realmente Colloredo, el patrón de Mozart, y que la serenata dramática describe su propia buena moral y su gran virtud.

    Il Sogno di Scipione ofrece una visión rara y emocionante sobre la obra operística temprana de Mozart. Esta temporada, el Teatro Malibran revive esta ópera en un acto y muestra todo su encanto musical y su fantástico argumento.




    image Teatro Malibran / Fondazione Teatro La Fenice, Michele Crosera